Amarte

Imagen tomada de: www.saludypsicologia.com

Te has preguntado ¿cómo se puede vivir la aventura de Amar sin desgaste emocional, ni  miedo y ser feliz?

Amar es un arte… 

Afecto, bondad, compasión y gentileza por otros, es lo que creemos que se necesita para llegar a tener una relación perfecta, intentamos por todos los medios hacer feliz a alguien y sentirnos plenos.

La vida es una constante relación… Tenemos  relaciones laborales, amorosas, de estudio, pasajeras, en fin una cantidad grande para experimentar y lo intentamos las veces que sea necesario.

Imagen tomada de: http://contenido.com.mx/

Comenzamos esta aventura de Amar desprovistos de las herramientas para transitar por los escenarios que nos ofrece, pero sí con un listado interminable de exigencias,  ponemos los ojos en alguien que se convertirá en el objeto de nuestro amor y así comienza el teje maneje de la historia, idealizamos, nos enamoramos de lo que creemos ver.

Todos tenemos un hombre o mujer ideal, que vive en nuestros sueños y por quién se nos escapa más de un suspiro, vivimos deseando que salga del sueño y aparezca en nuestra vida…

<Yo siempre explico eso del amor ideal como si fuera un traje de buzo… El mío es así, tiene esto aquí y más allá y según sea el ideal, tiene también su talla.>
Un día aparece el “objeto de nuestro amor” y después de unas miradas y palabras que se cruzan comienza el forcejeo, insistimos en colocar el traje, que puede ser una talla XXL para una talla 3S o al revés, casi por regla general nunca coincide nuestro traje con el objeto amado, le queda grande o pequeño, pero eso no lo notamos todavía, seguimos insistiendo en hacer quedar bien el traje en el cuerpo, para que pueda entrar a nadar en las aguas profundas de esta relación y lo peor es que así como mi traje no le queda, el suyo me aprieta por todos lados o me sobra.

Así pueden transcurrir años… vidas enteras y no sé si será la costumbre, o el miedo a que pueda ser feliz con otro(a) o quien sabe que será lo que nos hace permanecer en ese panorama, llegados a este punto, es importante retener, por aquello que reza: más vale pájaro en mano…

Desde la infancia se enseña que hay que amar a Dios, amar el país, amar la ciudad, amar a los padres, amar a los hermanos, amar a los vecinos, amar a la humanidad y no se enseña lo más importante: AMARTE A TI MISMO.

Cuando no nos amamos, condenamos a los otros, es la salida… Ver en otros lo que no queremos en ver en nosotros, nos resistimos a parecernos a…

El juicio y la crítica son la constante y lo que oculto en mí se crece mas y más.
Cuando no nos amamos, evitamos estar con nosotros mismos, dedicamos tiempo a la distracción que el mundo nos ofrece, ver interminables horas de televisión, o conectarse  a Internet, o depender de los trabajos, o visitar el vecindario, los centros comerciales se convierten en nuestras casas y pretendemos encontrar afuera ese objeto del amor, desconociendo que el Amor comienza por nosotros mismos y desde ahí podemos extenderlo a los demás.
Buda dice: “Ámate a ti mismo y observa: hoy, mañana, siempre

Imagen tomada de: https://lamenteesmaravillosa.com

Amar es aceptar… cuando nos amamos y nos observamos, aceptamos lo que reconocemos en nosotros, no intentamos reprimirlo, somos afecto, bondad, compasión y gentileza por nosotros mismos, que luego se extiende a todo lo observado.
A veces soy la Luz a veces la oscuridad, a veces soy la guerra, otras, la paz … Dice la canción… Y Yo Soy aceptando…
Cuando observo, se cierra la brecha entre el observador y lo observado, por lo tanto, lo observado desaparece al ser aceptado, donde está la atención, estás tú.

Amar el cuerpo, la mente, el organismo y aceptarlo tal como es, esto nos libera de todo lo que la sociedad impone  y podemos comenzar a disfrutar la simpleza de la vida.

Observa todo, tu forma de caminar, de comer, de respirar, de ducharte, siente el aire, el agua, la brisa, el calor, el frío… eso es estar en el ahora  y en este estado meditativo, entraras a AMARTE, recordarás tu Ser.

Cuando llegamos a este estado, el apego es innecesario, entonces las relaciones se convierten en diversión, ya no es necesario retener, el miedo se va… eres el AMOR mismo, amándolo todo… No hay comienzos ni finales… SOMOS LA ETERNIDAD. Amar no necesitar, es la diferencia ahora, si el objeto de mi amor está conmigo soy feliz y si no está soy feliz, porque el Amor es felicidad.
Nuestra verdadera esencia es el Amor, es nuestra fuente, ahí nos movemos, de allí nunca hemos salido, el Amor nos creó, solo que en un momento de distracción, se nos olvidó y cuando las cosas se olvidan, siempre las podemos repasar, es decir volver a pasar a la consciencia… cuando esto pasa, servir es el propósito, servicio sin expectativas, sin esperar nada.
Amar es la única función en la vida, pero todo comienza en ti y en la práctica del Arte de Amar… o AMARTE

 

Escrito por:

Cielo Becerra Castaño.

Experto-e

 

Si necesitas ayuda sobre algún tema y buscas consejo o ayuda para resolver tus problemas, te invitamos a registrarte y tener una consulta gratuita con nuestros especialistas en la materia.

https://www.expertoe.com/terapias_holisticas.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *