Alimentación para nuestros hijos

Imagen tomada de: https://salud-1.com

Cuando somos madres o padres, deseamos que nuestros hijos crezcan sanos, para ello, es importante cuidar su alimentación y estar pendientes de lo que les damos de comer en su crecimiento, y reciban lo nutrientes y cantidades que necesite su cuerpo.

El Índice de Masa Corporal -IMC- es un indicador que nos puede ayudar a controlar que efectivamente les estemos dando la cantidad y la calidad de comida necesaria para su edad y tamaño. Este valor se puede consultar con el pediatra.

A continuación te explicaremos un poco cómo podría ser su alimentación desde que está en el proceso de gestación:

  • Gestación. La futura madre está alimentándose a sí misma y a su bebé, y debe prepararse para la lactancia ya que será el alimento exclusivo del bebé durante sus primeros seis meses de vida. Si una madre aumenta de peso de forma exagerada, su futuro hijo podrá desarrollar obesidad; si es selectiva con los alimentos y no come verduras seguramente el bebé tampoco tendrá ese gusto.

 

Imagen tomada de: https://www.serpadres.es
  • (nacimiento a 2 años). Durante los primeros seis meses de vida la leche materna cubre todas las necesidades nutricionales del niño, incluyendo el agua, y no se debe complementar ni reemplazar con ningún tipo de alimento. A partir del sexto mes se pueden empezar a dar diferentes tipos de alimentos hasta alcanzar toda la variedad de los grupos alimenticios en el primer año, sin suspender la lactancia. Al año de vida el niño debe comer lo mismo que come la familia.
  • (2 a 5 años). En esta etapa los niños deben comer solos, incluso algunos ya van a la guardería. Es momento importante para continuar formando hábitos sanos de alimentación. Debemos programar el desayuno con tiempo y sin afán. Siempre es mejor preparar la lonchera en casa y verificar que el colegio cuente con un programa donde se suministren refrigerios saludables.
  • (6 a 11 años). En esta etapa los niños están más expuestos a la influencia de la publicidad de alimentos en los medios de comunicación, en especial de alimentos ultra-procesados, bebidas azucaradas y comidas rápidas que son productos menos saludables, pero más atractivos. Puede ser una etapa complicada porque los niños comparan los alimentos que contienen las loncheras de sus compañeros o aquellos que compran o preparan en su establecimiento.
Imagen tomada de: http://www.eatthis.com
  • Adolescentes. (12 a 18 años).La alimentación en esta etapa es clave: se deben consumir los alimentos que brindan nutrientes específicos como aporte de energía, para fortalecer huesos y músculos, para favorecer el desarrollo hormonal y para mantener el equilibrio en el metabolismo. En esta etapa debemos estar más atentos para resolver inquietudes, pues es donde hay riesgo de desarrollar trastornos psicológicos como la anorexia, bulimia y ortorexia.

Es importante que nuestros hijos consuman alimentos de los distintos grupos (lácteos, vegetales, frutas, almidones, carnes y grasas). A continuación te dejamos una guía del número de raciones diarias a consumir:

Lácteos: 1 a 2 raciones.

Vegetales: 1 ración.

Frutas: 3 a 5 raciones.

Almidones, panes y cereales: 5 a 8 raciones.

Carnes: 3 raciones.

Grasas: 3 a 5 raciones.

También te ofrecemos un ejemplo de menú que pudiera ayudarte:

Desayuno: Atol de avena hecho con una taza de leche y cuatro cucharadas de avena. Puedes agregarle un poco de canela o cacao en polvo y endulzarlo con miel.

Una porción de fruta.

Merienda:

  • Ruedas de medio cambur o un cambur pequeño.
  • Pan tostado untado con una cucharadita de mermelada y dos cucharadas de queso rallado como topping.
Imagen tomada de: http://www.micocinarapida.com

Almuerzo:

Una taza de pasta con dos cucharadas de carne molida y una cucharadita de aceite. Como opción de vegetales puedes agregarle media taza de salsa de tomate natural o media taza de alguna crema de vegetales (calabacín, zanahoria, brócoli, etc.).

Media taza de ensalada de frutas en forma de arcoíris.

Merienda:

Medio vaso de jugo natural de mango y parchita endulzado con una cucharadita de miel.

Una ración de ponqué o magdalena casero. Puedes agregarle zanahoria o remolacha rallada para darle un toque colorido y aportarle vitaminas y minerales.

Cena:

Una arepa pequeña o sándwich relleno con una cucharadita de aguacate triturado y dos cucharadas de huevo revuelto con cebolla y tomate picado.

El momento de alimentarnos debe ser grato y sin distracciones (evitar dispositivos electrónicos). Preséntale alternativas nutritivas y cuida el tamaño de las raciones que le sirves.

 

 

Escrito por:

Expertoe

 

 Si necesitas ayuda sobre algún tema en cualquiera de nuestras diferentes terapias tradicionales para tu bienestar personal o ayuda para resolver tus problemas, te invitamos a registrarte y tener una consulta gratuita online con cualquiera de nuestros expertos.

https://www.expertoe.com/terapias_tradicionales.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *